Solo una de cada cuatro personas con discapacidad en España tiene empleo, según el Informe Olivenza

Solo una de cada cuatro personas con discapacidad en España tiene empleo según los datos extraídos del ‘Informe Olivenza 2017” que refleja, entre otros aspectos, la situación de las personas con discapacidad en el ámbito laboral durante el año 2015.

El informe revela además que más del 63% de los jóvenes con discapacidad de entre 16 y 24 años están en situación de desempleo, frente al 53,3% de los jóvenes sin discapacidad y muestra que solo el 15% de las personas con discapacidad en edad laboral tienen estudios superiores, mientras que aún hay un 8,2% de personas con discapacidad analfabetas que permanecen inactivas.

Este informe ha sido elaborado por el Observatorio Estatal de la Discapacidad (OED) y promovido, entre otras entidades, por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), que ha querido hacer públicos los datos este martes 1 de mayo, con motivo del Día Internacional del Trabajo.

El Informe Olivenza también destaca la baja tasa de actividad de las 1.774.8000 personas en edad laboral (entre 16 y 64 años) con un grado de discapacidad superior o igual al 33% que viven en España, ya que está se sitúa 44 puntos por debajo de la tasa de actividad de las personas en edad laboral de España sin discapacidad.

Asimismo, según los datos relevados, la tasa de paro es casi 10 puntos mayor en personas con discapacidad que en personas sin discapacidad y la de empleo tres veces menor para los primeros, que para los segundos. Así, del estudio se desprende que casi 1. 200.000 personas con discapacidad en España están inactivas.

Por otra parte, el estudio muestra que esta circunstancia se agudiza en el caso de las mujeres con discapacidad que presentan tasas tanto de actividad, como de empleo, inferiores, teniendo las mujeres con discapacidad una tasa de actividad de 33,1 (34,4 los hombres con discapacidad, 72,0 las mujeres sin discapacidad y 84,2 los hombres sin discapacidad) y una tasa de empleo de 22,8 (23,8 los hombres con discapacidad, 55,1 las mujeres sin discapacidad y 66,9 los hombres sin discapacidad).

La tasa de desempleo es así superior en mujeres con discapacidad (31,1 mujeres con discapacidad, 30,9 hombres con discapacidad, 23,5 mujeres sin discapacidad y 20,6 hombres sin discapacidad).  

Por otra parte, se observa que las personas con discapacidad sensorial mantienen tasas de actividad y empleo más altas que las personas con discapacidad intelectual (52,7 frente a 28,1 en tasa de actividad y 40,8 frente a 15,5 en tasa de empleo). Asimismo, las tasas de actividad de personas con discapacidad más altas se dan en Ceuta y Melilla (52,5%), Madrid (42,8%) y el País Vasco (39,4%) y las más bajas en Galicia (23,7%), Asturias (28,1%) y Extremadura (29,2%).

Pese a lo negativo de las cifras, al comparar datos de 2015 con el año 2014, se observan ligeras variaciones positivas en las tasas de actividad, empleo y paro tanto las personas con discapacidad, como para las personas sin discapacidad. Así, la tasa de actividad de las personas con discapacidad subió de 33,6 en 2014 a 33,9 en 2015; la de empleo subió del 22,6 en 2014 al 23,4 en 2015 y la de desempleo descendió del 32,7 en 2014 al 31,0 en 2015.

LogogobiernologoicassLogosantander